Resulta que ha llegado a la oficina un prototipo de las famosas gafas de Google, así que me he puesto a jugar con ellas. Tengo que decir por una lado que me lo he pasado bien, como con cualquier trasto tecnológico que pasa por mis manos, pero también aviso que soy mas bien un detractor de las mismas desde antes de probarlas.

El prisma

Siempre que he visto a alguien haciendo uso de las gafas, me ha dado la impresión de que no debe ser muy cómodo sostener la mirada continuadamente sobre el prisma y ciertamente no lo es, te cansas. En su favor puedo decir que mirando durante unos pocos segundos la imagen es lo suficientemente nítida y no tienes la sensación de estar mirando un punto excesivamente cercano. Pero repito, por encima de unos 20-30 segundos empiezas a tener sensación de cansancio.

No te esperes una gran resolución ni un gran contraste. El prisma no da para más y, aunque puedes ver fotos de forma aceptable, salta a la vista que las apps de Google eligen cuidadosamente los colores a utilizar. Por ejemplo, en la aplicación de navegación veremos fondos negros, letras blancas y lineas azules para orientarnos.

 

Hablando con las gafas

Llegado el momento de interaccionar con ellas, habrá que hacerlo en inglés (de momento) y con un acento mínimamente aceptable. El problema se acrecienta cuando intentas una llamada o vídeo llamada y tienes que interpretar como se pronuncia en inglés el nombre de la otra persona. Por ejemplo:

- "Ok Glass"
- "Make a video call"
- "Guillermo Amat"

Pues tendrás que imaginarte como diría un estadounidense el nombre Guillermo Amat. Como comprenderás haciendo este tipo de pruebas uno se siente un poco inútil, así que me he encerrado en un despacho para no dar un espectáculo a los compañeros. Tras unas cuantas pruebas consigues decir el nombre de fulanito como si fueses guiri, aunque seguirá siendo difícil repetirlo.

Pero lo más frustrante (y divertido de paso) ha sido descubrir que no sé decir "Google", debo haberlo intentado unas cincuenta veces y lo he logrado decir bien una. No he tenido problemas con el resto de las opciones: "make a call", "get directions", "take a picture", "record a video", etc. ¡Pero no sé decir Google! ¡Es el colmo! Así que he tenido que acceder al buscador mediante el touchpad para probar a buscar cosas, y entonces la diversión ha seguido ¡No se pronunciar Sean Penn!

- "Who is Sean Penn"
Google: Who is something

- "Who is Sean Penn"
Google: Who is some pain

- "Who is Sean Penn"
Google: Who is same song

Y unos cuantos intentos más que no recuerdo. Así que cambié de actor:

- "How old is Tom Cruise"
Google: How tall is Tom Cruise. Y a continuación mostraba un listado de imágenes de Tom Cruise en las que siempre estaba al lado de alguien ¿Recochineo? Al menos esto me funcionó al siguiente intento.

De acuerdo, esto no es un punto en contra del dispositivo, ya que cuando se comercialicen en nuestro país estarán preparadas para nuestro idioma. Realmente la interacción por voz es bastante buena y si no te aclaras puedes usar el área táctil de la patilla.

El Touchpad

No hay mucho que decir aquí, en la patilla tenemos un touchpad con el que podremos navegar por todas las opciones, simplemente hay que aprenderse los gestos a utilizar.

Tal vez pienses que no es obligatorio usarlo, que realmente puedes usar el dispositivo realizando todas las acciones mediante voz, pues no es así. Te hará falta darle un toque al pad para colgar una llamada o detener un vídeo, por ejemplo. Otras acciones también lo requerirán, como la navegación por ciertos menús.

El "auricular"

Técnicamente el auricular no existe, hay un elemento que vibra en contacto con tu cabeza, aunque de todos modos si no las llevas puestas algo se oye. Al principio he tenido la sensación de que las vibraciones se me introducían por la sien pero al rato se me ha olvidado por completo. De nuevo es cuestión de adaptarse. En la práctica, cuando estés en una llamada, el sonido que percibirás será de una calidad aproximadamente similar a la de un teléfono.

La cámara 

Bueno, no es nada del otro mundo. Cumple su cometido pero si quieres sacar una buena foto no uses las gafas. Además si quieres enfocar a algo cercano tendrás que practicar un poco, la idea en la foto de abajo era sacar el portalápices y el vaso completamente centrados. En cuanto a la grabación de vídeo puede ser divertido grabar un descenso en bicicleta de montaña (por decir algo) pero deberías tener en cuenta que si te la pegas llevas 1500$ sobre las orejas.

 

Fotografía cortesía de las Google Glasses

Fotografía cortesía de las Google Glasses

Usos y aplicaciones

Hay unas cuantas aplicaciones disponibles en un app store dedicado a las gafas, todavía no muchas, pero hay para entretenerse un rato. Además, por supuesto, están preinstaladas las más importantes de Google.

Entre los usos básicos, podemos hacer fotos mediante nuestra voz ("take a picture") o guiñando el ojo derecho, grabar un vídeo, hacer una llamada, pedir indicaciones para llegar a una dirección, buscar en Google... aunque de nuevo insisto en que de momento en inglés.

Más interesante puede ser hacer una vídeo llamada, usando Hangouts, con lo que el receptor verá lo que tú estas mirando. Por otro lado tu verás la cara de esa persona en el prisma.

Desde el store podremos descargar aplicaciones deportivas (Strava), de recetas de cocina, meteorología, etc. A mi me ha parecido interesante probar World Lens porque en un móvil ya me parecía fantástica y en las gafas tendría que ser aún mejor... lamentablemente no he conseguido que me tradujera un texto en ingles. Detectaba el párrafo y hacía zoom sobre el pero no me ha salido la traducción.

Entonces, ¿por qué no soy un fan de este cacharro?

A ver... repito que me lo estoy pasando bomba con ellas pero hay una serie de aspectos que me hacen pensar que este dispositivo tiene que mejorar bastante. En realidad la mayoría ya las pensaba de antemano y el hecho de probarlas no me ha cambiado la opinión:

  1. Para empezar soy un cuatro ojos y no puedo usar mis gafas con las Google Glasses
  2. Mirar la imagen del prisma de forma continua es cansino. Hay tecnologías parecidas desde hace tiempo, por ejemplo el casco del Eurofighter. En su día estuve buscando alguna referencia sobre esto y encontré que algunos pilotos de combate desarrollan problemas en la vista por el uso continuado de este tipo de visores. Ahora este posible problema nos lo podremos encontrar todos.
  3. Requieren bastante atención, sobre todo mirando la pantalla. Para que se entienda: si vas en tu coche mirando un GPS montado en el parabrisas tendrás más información de lo que pasa delante tuyo que si miras el prisma de estas gafas. La vista tiene que centrarse en un punto muy cercano y extremo. En mi opinión no es como para andar con ellas por la calle, pero tampoco creo que lo sean los auriculares y la gente lo hace: es normal ver personas cruzar calles sin miedo a la muerte mientras escuchan su música preferida encerradas en su mundo, en fin...
  4. Tampoco iría con ellas por la calle, hoy por hoy, por razones de estética. Me sentiría raro y me daría vergüenza , pero vuelvo a poner el caso de antes: no andaría por la calle con unos auriculares que me tapasen las orejas y parte de la cara... pero la gente lo hace. Si crees que exagero, prueba lo siguiente en presencia de gente: ponte una gafas, preferiblemente sin  cristales o con unos transparentes, di "hola gafas", después di "haz una foto", ahora comienza a acariciar la patilla derecha con cariño, dale un toque seco, luego mas caricias hacia abajo, luego hacia un lado, al otro o aleatoriamente, guiña el ojo derecho, sigue acariciando con amor la patilla... Si puedes hacer esto en público (por ejemplo en un vagón del metro), entonces podrás llevar unas Google Glasses
  5. Duración de la batería (unas cuantas horas como mucho)
  6. Precio prohibitivo, si no cambia claro.
  7. Básicamente hacen lo mimo que tu teléfono. Por cierto, necesitarás enlazarlas con tu teléfono para poder hacer llamadas, o sea, no están pensadas como una alternativa real al móvil.

En resumen, no estoy afirmando rotundamente que no tengan futuro o que nunca vaya a usar algo parecido. Yo desde luego no me gastaría 1500$ en estas en particular. Lo que es innegable es que la wearable technology está llegando para quedarse y si no es este dispositivo será otro el que se masifique.

Las gafas Recon Jet para ciclistas  



En cuanto a las gafas, hay unas cuantas más de otros fabricantes, similares. Creo que vamos a ver pronto alguna de ellas especializadas en ciertas actividades, como las Recon Jet. Sí que me parece útil para un corredor visualizar su pulso, tiempo, diferencia con un oponente, velocidad, etc. y apuesto a que veremos algunas en el próximo Tour de Francia.



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Follow me