Desde hace unos cuantos meses han prosperado una serie de placas basadas en procesadores Atom con todo lo necesario para un usuario no muy exigente. Las encontramos en formato Mini-ITX y pese a su escaso tamaño cuentan con múltiples salidas de vídeo y audio, infinidad de ranuras usb, gráfica integrada con capacidad de decodificación de vídeo de alta definición e incluso wifi.


Aparte de todas estas características hay que añadirle unos precios más que atractivos y la posibilidad de elegir, por ejemplo, una caja de pequeño tamaño para tener un equipo de salón.

En mi caso, tras pasar las Navidades era el momento de hacerme mi autoregalo. Entre las diversas opciones de caprichos que concederme, el prioritario parecía ser el de dar relevo a mi viejo sobremesa, claro que cuando llego a casa no suelo hacer gran cosa con el así que no tenía mucho sentido cambiarlo por una supermáquina.

En principio buscaba un equipo completo con Linux instalado pero sigue siendo bastante difícil encontrar algo así. Dell no parece vender en España los modelos que tiene en otros países con Ubuntu. Los escasos modelos de los que encontraba referencia eran poco más que componentes ensamblados por alguna tienda a los que se le instalaba alguna distribución. Finalmente, tras no tener muy claro si alguien vendía el Zotac Mag Ion con Linux la única opción razonable parecía Shuttle.


Los Shuttle vienen con OpenSuse, mi favorita, lo cual era un punto a favor. El problema es que a esas alturas ya había visto muchas placas Mini-ITX atractivas y había caído en la cuenta de que el Nettop de Zotac llevaba una placa bastante interesante.

Así pues, tras trastear un poco más por la red, sobre todo en la web de Zotac, hacer números y comparar prestaciones, la elección mas aconsejable era la placa Zotac IONITX-D-E ION mini-ITX Atom N330 WiFi. Tenía todo lo necesario, sólo había que acompañarla de RAM, disco duro y una caja.

Elegir la caja fue lo más complicado pues no sabía cuál sería finalmente el destino del cacharro. Todavía hoy no lo sé, así que me decanté por una de las más grandes de entre las de formato Mini-ITX. Se trata de la caja Foxconn RS233 y su tamaño se debe a que permite un disco duro de 3.5, un lector de 5 y 1/4 (formato normal, no slim) y además cuenta con una bahía externa también de 3.5 la cual me resultó muy interesante para incorporar un lector de tarjetas. Para colmo, el lector de tarjetas resultó ser bluetooth así que me quedó algo bastante apañado.

La configuración completa es esta:

Kingston ValueRAM 2GB DDR2 800 PC2-6400 36.93€
Seagate Barracuda 7200.12 500GB SATA2 MAESTRO 39.53€
Zotac IONITX-D-E ION mini-ITX Atom N330 WiFi 112.55€
Foxconn RS-233 Mini ITX 150W 36.89€
CoolBox CR-500 Lector Tarjetas + Bluetooth 3.5" Negro 8.75€


Todo esto me salió por 282 € en PCComponentes incluyendo gastos de transporte pero tened en cuenta que no hay un lector de DVD en la lista :p

Por último decir que el sistema operativo instalado es una OpenSuse 11.2 64 bit y que tras unas cuantas horas de uso el rendimiento para un usuario doméstico es más que aceptable, en otras palabras, el conjunto funciona muy bien y con muy poco nivel de ruido.

En otro post contaré como fue el montaje, así me obligo a escribir un poco que tengo el blog abandonado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Follow me