Me gustaría comenzar este artículo retrocediendo unos 20 - 25 años atrás. Por entonces coexistían en los hogares una pequeña diversisdad de ordenadores personales, con sus respectivos sistemas operativos. Eran los tiempos de los PCs con MS-Dos, los primeros Mac de Apple, Amigas, Ataris ST e incluso, todavía, de los MSX, Spectrum y otros ordenadores de 8 bits. Centrándonos en los cuatro primeros, mientras que los PCs tenían procesadores de la familia Intel x86, los Apple, Amiga y ST disponian de un Motorola 68000 (y sucesores).

 

El paso de los años trajo la evolución de las especies y solo algunas de ellas sobrevivieron en el mercado. Tristemente Commodore y Atari desaparecieron y el mundo de la informática se volvió bastante aburrido al dejarnos, en la práctica, sólo dos sistemas para elegir. En cuanto a los procesadores, la evolución daba paso a los X86_64 en el lado de Intel y al PowerPC como sucesor del 680x0. Los PCs se extendieron como la espuma y en Apple, tras unos años al borde del abismo, reaccionaron y encontraron el camino a su supervivencia. Sin embargo, Steve Jobs y el implacable mercado marcarían la necesidad, para recortar en costes, del cambio de arquitectura de los Mac hacia la familia Intel (por el año 2005).

La familia PowerPC sobrevivió dignamente en el sector de las video consolas (Sony PlayStation 3, XBox 360, Wii y otras) y también tuvo una buena acogida en el de los servidores, pero siempre con perspectivas a la baja, lo que implica la producción de menos procesadores y la imposibilidad de competir en precio. Así llegamos al día de hoy en el que, a nivel doméstico, sólo podemos encontrar procesadores PowerPC en la Wii U y muy residualmente (unos pocos miles) en los Amiga de nueva generación como el X1000 y el AmigaOne 500.

Pero esta tendencia podría empezar a cambiar pronto. A mitad del mes pasado se dio a conocer un proyectoque creará un notebook con arquitectura Power, las características anunciadas son las siguientes:

  • CPU: 64 bit PowerPC, multi-core – con AltiVec
  • tarjeta gráfica: MXM (actualizable)
  • USB
  • SATA
  • RAM: DDR3, (actualizable)
  • HD/SSD 2.5”, (actualizable)
  • Standard notebook case 15,6”
  • El portátil dispondrá de un sistema operativo Linux y está previsto que se produzca antes de que acabe el 2015.

Bueno, ¿y por qué es tan importante esto? Tal vez alguien espere encontrar aquí algún tipo de afirmación sobre la superioridad de esta familia de procesadores pero no va a ser así. Además es muy difícil comparar procesadores con arquitectura tan distinta. Lo que si que se puede afirmar es que la arquitectura PowerPC es hoy por hoy bastante abierta y puede ser utilizada por cualquier fabricante, existiendo la fundación OpenPowerque incluye nombres como los de IBM, Google, Nvidia o Samsung. También es importante el hecho de que la última generación de estos procesadores (Power8) llegó en 2013 y basta decir que el rendimiento de los mismos es lo bastante bueno como para que Google posea unos cuantos servidores para su uso interno.

Pero no nos desviemos, la estrategia de IBM y la fundación OpenPower parece más centrada en los servidores y nosotros estamos hablando de un notebook, es decir un portátil que no incorporará el procesador más potente ni mucho menos. Así que debemos pensar en otra serie de aportaciones por las que sería bueno que esta máquina tuviese éxito y que esto conlleve el resurgir del PowerPC en el mercádo doméstico

La diversidad es una buena razón para desear un resurgir de la arquitectura Power. Esto implica competencia y necesidad de mejorar por parte de todos los rivales. De la misma forma que la existencia de ARM fuerza a Intel a diseñar procesadores de menor consumo, un aumento de la presencia de la arquitectura PowerPC presionará al resto para obtener mayor rendimiento en equipos domésticos y servidores.

Otro factor importante, como ya hemos dicho, es que gracias a la asociación Open Power el diseño de estos procesadores es bastante abierto. Cualquier fabricante puede acceder a la licencia y a la información sobre diseño de estos procesadores. No se puede considerar hardware abierto, como podríamos pensar en open source, pero desde luego no es una caja cerrada. Volviendo al proyecto del notebook, hay que tener en cuenta que no va a ser nada sencillo. Existen diversos riesgos a hacer frente, como los precios de producción (ya que se puede presumir una producción de una cantidad más bien pequeña de unidades), los propios precios de los procesadores, los problemas habituales del diseño de una placa madre, el coste de las pruebas y revisiones de la placa, la correcta adaptación de los sitemas operativos al hardware, la disponibilidad de drivers...

Aún así hay quien se lanza a aventuras muy similares. Ya hemos mencionado la existencia de los Amiga, sin ir mas lejos el nuevo X5000 esta en fase de testeo y saldrá al mercado con procesadores P5020 o P5040 de Freescale. Para hacernos una idea del coste de desarrollo, el X1000 salió al mercado en el 2012, se habrían fabricado unos 2000, tiene un precio de unos 2000€ y ofrece una potencia inferior a los últimos Mac con G5. Como dato adicional, existe la opinión de que la elección de su procesador influyó negativamente en el precio.

Desde mi punto de vista, se deben considerar una serie de puntos clave para el éxito del proyecto:

  1. Un buen diseño del hardware de forma que proporcione un rendimiento razonable por el precio al que se ofrezca. Todavía no está claro el precio y Roberto Innocenti, el líder del proyecto, es partidario de realizar compras grupales al fabricante. Será interesante ver el resultado de esto: cuantos más compradores menor precio de compra.
  2. Una buena adaptación de un S.O. Linux. Aquí hablo desde mi experiencia, particularmente al comprar un miniPC Cubox de SolidRun. Quede claro que estoy muy contento con el, pero la historia es que venía con un sistema Android, soportado por el fabricante, el cual te daba acceso a todo el hardware, pero sufrí algún cuelgue del sistema operativo. Por otro lado, existen unas cuantas distribuciones Linux adaptadas por la comunidad para este dispositivo. El problema con el Cubox radica en la dificultad de hacer estas adaptaciones de forma que funcionen correctamente el bluetooth, WiFi y la aceleración gráfica. Resumiendo, la experiencia del usuario al manejar sistema operativo del notebook tendrá que ser optima en el aprovechamiento del hardware y ofrecer estabilidad en su uso.
  3. La capacidad de atraer a comunidades ávidas de tener una máquina con PowerPC, como usuarios de Mac desencantados por el cambio a Intel, Linuxeros con ganas de tener una maquina diseñada y testeada para ellos, los miles de fans que quedan Amiga deseosos de nuevo hardware que asegure la continuidad del AmigaOS y puestos a pedir ¿por qué no un Jolla notebook con Sailfish OS?

Poco más a añadir, habrá que estar atentos al proyecto y ver como evoluciona durante el 2015.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Follow me